Skip to main content
Buscar

Ácidos para la cara: Descubre todo lo que debes saber para elegir un exfoliante AHA

acidos para la cara

Nos gusta tratar con delicadeza la piel de nuestro rostro: razón por la cual existen muchas rutinas de cuidado destinadas a cuidar el cutis.

Por ese motivo, pensar en aplicarse ácidos para la cara podría causarte preocupación. Sin embargo, no debes dejar que el nombre te asuste. Los ácidos, como los muy conocidos alfa hidroxiácidos (AHA), ofrecen excelentes beneficios para la piel.

Se los conoce por sus propiedades exfoliantes, ya que los AHA tienen la capacidad de romper el “pegamento” que sostiene a las células muertas de la piel. Al disolver esos enlaces, las células muertas se caen: permitiendo que la piel nueva quede en la superficie. Los exfoliantes AHA tienen la capacidad de destapar poros, tratar granos, reducir la hiperpigmentación y suavizar líneas de expresión todo a la vez.

Provenientes de diversas fuentes como la caña de azúcar o los cítricos, estos ácidos solubles en agua son especialmente versátiles. Según el que escojas, podrás beneficiarte de sus particulares características, como por ejemplo potenciar el colágeno o hidratar tu piel.

¿Cuáles son los diferentes tipos de AHAs? ¿De dónde provienen? ¿Cuál es el indicado para tu tipo de piel? Aquí encontrarás las respuestas: hemos compilado todo lo que necesitas saber sobre los exfoliantes AHAs más comunes.

Ácido glicólico

El ácido glicólico es el alfa hidroxiácido con las moléculas más pequeñas de todos, lo que le permite traspasar tejidos y penetrar en la piel, llegando más profundo. Cuánto más penetra, más resultados produce. No solo retira células muertas, sino que también actúa sobre el daño producidos por el sol, la hiperpigmentación, las arrugas y líneas de expresión.

acido glicolico

Además, este ácido derivado del azúcar de caña es humectante, por lo que atrae la humedad y mantiene la piel hidratada. Sin dudas, es el ácido más potente de todos los AHA. Pero hay que tener cuidado con su alta efectividad: este ácido es muy fuerte, y puede irritar la piel si no estás acostumbrado a usarlo. Empieza poco a poco, con un producto que contenga menos del 5% de este ácido y luego sube paulatinamente, recurriendo a preparados que tengan del 8 al 10%.

Ácido láctico

El ácido láctico es una excelente opción para iniciarte en el uso de los AHAs. Proviene de la leche agria y tiene moléculas más grandes que el ácido glicólico. El ácido láctico tiene múltiples funciones y cumple todas las que hace el ácido glicólico, pero de manera más suave, dado que las moléculas tardan más en penetrar la piel.

Para aprovechar las propiedades hidratantes del ácido láctico, busca un producto con un 2% de concentración o más. Para una correcta exfoliación, necesitarás una concentración de entre el 5 y el 10%. Si quieres que tu epidermis gane en grosor y potenciar la producción de colágeno, opta por una concentración mayor (en torno al 12%).

Ácido mandélico

Entre la lista de los grandes componentes para la piel, está el ácido mandélico. Tiene moléculas más grandes, por lo que se trata de un excelente exfoliante AHA para “mantener” el buen estado de la piel. Trabaja de manera más lenta, siendo ideal para pieles extremadamente sensibles. No obstante, también es efectivo para combatir la hiperpigmentación, daños solares y líneas de expresion. El ácido mandélico se obtiene de las almendras amargas, tiene grandes propiedades antimicrobianas y protege a la piel del acné.

Ácido málico

El ácido málico es otro de los AHA de molécula grande. En este caso, proviene de las manzanas. Tiene características exfoliantes, pero no es lo suficientemente potente para actuar como ingrediente único. En concentraciones superiores al 2%, el ácido málico es un excelente compañero de trabajo del ácido glicólico y láctico. Combinados con el ácido málico, estos trabajan de manera más efectiva.

Ácido tartárico

El tamaño de las moléculas de ácido tartárico dobla las del ácido glicólico. Por tanto, penetra la piel demasiado lento como para ser efectivo por sí solo. Este AHA destaca por ser un buen regulador del PH. El ácido tartárico se encuentra en uvas, plátanos y tamarindos. Contiene propiedades antioxidantes y es un excelente complemento de ácidos más fuertes para obtener mejores resultados.

Ácido cítrico

Tal y como su nombre lo indica, este AHA proviene de frutas cítricas como las naranjas y los limones. Si bien este AHA sirve como exfoliante en concentraciones del 10% o más, su bajo pH de 2,2 contribuye a aumentar la sensibilidad de la piel. Entre las características más preciadas del ácido cítrico están sus propiedades antioxidantes y antibacterianas.

acido citrico

Suele estar presente en productos para el acné y protectores solares, en bajas concentraciones. Como el ácido tartárico es un excelente regulador del pH, suele utilizarse para mantener el ratio ácido-alcalino de los productos en un rango que garantice su efectividad y no sea irritante.

mascarillas para la cara

4 mascarillas para la cara para cada tipo de piel, ¿cuál es la tuya?

¿El primer paso de cualquier rutina anti acné?