Skip to main content

Buscar

Buscar

Guía básica sobre el ácido glicólico para la piel

acido glicolico

Estar al día con los nuevos conceptos relacionados con el cuidado de la piel puede resultar una misión imposible. Desde rodillos de jade hasta mascarillas para labios, a veces es difícil saber que tendencias pasarán de moda en un mes y cuáles son las que merecerán la pena realmente.

Por suerte, hay un ingrediente que ha llegado para quedarse: el ácido glicólico para la piel. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber.

¿Qué es el ácido glicólico?

Es probable que esta palabra te suene. El ácido glicólico es un componente clave en los productos cosméticos más populares para el cuidado de la piel, ya que muchos lo consideran un santo grial, ¿por qué?

Tal y como explica el Journal of Cosmetic Dermatology, el ácido glicólico es un alfa-hidroxiácido natural que tiene propiedades terapéuticas, por lo que es ideal para cubrir una amplia gama de necesidades de la piel.

Beneficios del ácido glicólico

  1. El ácido glicólico corrige los problemas de la piel favoreciendo la renovación celular de las capas superiores de esta a través de la exfoliación.
  2. Ayuda frente a la sequedad de la piel, el eczema y la psoriasis, así como también, las verrugas, la piel áspera y la rosácea.
  3. Combate los cambios en la piel asociados al envejecimiento, como las arrugas y el daño producido por la exposición solar.
 
acido glicolico para la piel
 

¡Es una lista enorme! Y todos necesitamos una ayuda extra en alguno de estos casos, ¿verdad?

Si tienes la piel con tendencia acneica y te han quedado manchas o cicatrices, el ácido glicólico puede activar el proceso de curación de la piel renovando las células y borrando los signos del daño causado. Un estudio publicado en el Journal of Dermatology reveló que el uso de ácido glicólico en la piel, ya sea en altas concentraciones a través de una serie de exfoliaciones o en bajas concentraciones como parte de una rutina de cuidado diario a largo plazo, mejora las cicatrices del acné en los pacientes. Otro estudio incluido en la revista Dermatologic Surgery demostró que el uso de ácido glicólico para los problemas dermatológicos, sobre todo el acné, mejora notablemente el estado de la piel después de tan solo dos exfoliaciones químicas con una concentración del 30%.

¿Qué hace el ácido glicólico en la piel?

Muy bien, ya conoces los beneficios del ácido glicólico. Ahora ha llegado el momento de profundizar en la parte científica, así que saca tus tubos de ensayo y ponte las gafas protectoras. Vamos a analizar el funcionamiento del efecto peeling químico y la exfoliación con ácido glicólico.

Un estudio de la Sociedad Americana de Dermatología ha confirmado que el ácido glicólico puede ser aplicado en la piel en dos niveles. En cantidades pequeñas o “superficiales”, este alfa-hidroxiácido penetra solo en la capa externa de la piel para exfoliarla suavemente, dejando así al descubierto una piel nueva menos dañada. Sin embargo, cuando se usa en cantidades más elevadas, el ácido glicólico penetra tanto en la capa externa, como en la capa media de la piel, para eliminar las células muertas, las cuales se acaban desprendiendo. Este procedimiento se denomina “exfoliación química”.

¿Cómo se aplica el ácido glicólico?

Si vas a usar ácido glicólico por primera vez, será mejor que empieces con dosis ligeras, como harías con cualquier ingrediente nuevo para el cuidado de la piel. Puedes empezar por un ritual matutino y otro al irte a dormir que incluya limpiador de cara para los poros que contenga ácido glicólico. Este producto limpiará y exfoliará tu piel, conjugando varios pasos de tu rutina en uno solo.

Comienza humedeciendo el rostro con agua tibia, masajea suavemente una pequeña cantidad del producto sobre la piel y luego enjuaga. Además del limpiador, puedes usar una mascarilla, tónico o crema de ácido glicólico.

acido glicolico

Además de esa limpieza diaria, puedes aplicarte una mascarilla exfoliante purificadora hasta dos veces por semana. Solo tendrás que aplicar una capa uniforme de la mascarilla, dejar que el producto se seque durante unos 20 minutos y luego retirarla cuando se haya secado por completo. Notarás que la máscara se adentra en los poros tapados, eliminando las células muertas de la piel, el exceso de grasa, la suciedad y el maquillaje, dejando tu piel limpia y suave.

Por último, si quieres ir un paso más allá y usar cantidades más elevadas de ácido glicólico, como las utilizadas en exfoliaciones químicas, primero debes consultar con tu dermatólogo para saber si puedes hacerlo.