Skip to main content

Buscar

Buscar

Respondemos a todas tus preguntas sobre el retinol para la piel

retinol para la piel

Durante mucho tiempo el retinol ha sido considerado como el santo grial de los principios activos para el cuidado de la piel. Debido a su capacidad para mejorar el acné, las cicatrices, los daños causados por el sol y las arrugas, los dermatólogos coinciden en que el retinol es una especie de cura milagrosa para la piel. Pero quizá ya lo sabías, ¿verdad?

Ahora ha llegado el momento de profundizar un poco más en los beneficios del retinol para el cuidado de la piel. Te explicamos todo lo que necesitas saber y respondemos a algunas de las preguntas más comunes sobre este principio activo.

¿Qué es el retinol?

Retinol es el término científico con el que se designa la vitamina A y sus derivados. La vitamina A es un micronutriente esencial que se encuentra de manera natural en el hígado de pescado, las yemas de huevo, la leche, el queso y la mantequilla. No obstante, la vitamina A no solo procede de fuentes orgánicas, se han logrado producir sintéticamente más de 1.000 retinoides, la clase química a la que pertenece el retinol, con el objetivo de maximizar sus beneficios terapéuticos y reducir los efectos secundarios.

Los retinoides sintéticos más utilizados y populares son: isotretinoína, etretinato, acitretina y arotinoide etil éster, los cuales son muy eficaces en el tratamiento de los problemas de la piel.

¿Quiénes deberían usar retinol?

Los productos para el cuidado de la piel que contienen retinol constituyen un tratamiento para los problemas dermatológicos, no deben usarse como una medida preventiva. De hecho, el mejor momento para incorporar el retinol en tu rutina diaria de cuidado de la piel es cuando notes las primeras señales de acné, inflamación o hiperpigmentación. Si agregas este principio activo a tu arsenal de productos apenas surja el problema dermatológico, podrás solucionarlo rápidamente antes de que se convierta en una fuente de frustración.

retinol para la piel

Además, se ha comprobado que el retinol mejora el aspecto de la piel madura, por lo que es conveniente que lo incorpores en tu rutina para el cuidado de la piel tan pronto como notes las primeras líneas de expresión, arrugas o daños causados por el sol.

¿Para qué sirve el retinol?

En pocas palabras: el retinol tópico desempeña un papel protagónico en el tratamiento del acné ya que, cuando la piel lo absorbe, bloquea varias vías inflamatorias importantes. Al obstruir esas vías, el retinol limita la activación de las señales inflamatorias que inducen el acné y el óxido nítrico; un marcador de psoriasis y rosácea.

¿Cómo debes usarlo?

Según explica la Clínica Mayo, la cantidad diaria recomendada de vitamina A para los adultos es de 5.000 unidades internacionales (UI), que puedes encontrar en muchos productos de venta libre. Estos son una excelente alternativa para los casos de afección cutánea leve.

crema con retinol

Si necesitas un tratamiento intensivo, la dosis mínima es de 100.000 UI diarias, aunque en algunos casos puede alcanzar las 1.000.000 UI diarias, de manera que necesitarás una receta médica. Recuerda que este tratamiento tendrá una duración limitada debido a la toxicidad asociada a las dosis elevadas de vitamina A.

También es importante que tengas en cuenta que utilizar niveles elevados de retinol no siempre es la solución más eficaz. El retinol es un ingrediente delicado que requiere una formulación y administración precisas para mantener su estabilidad química. Eso significa que, aunque la etiqueta presuma de una dosis alta, debes tomarla con pinzas porque si el retinol es inestable, no será eficaz. La manera más sencilla para detectar la desestabilización consiste en mirar si el producto ha adquirido un color amarillento.

Otros detalles importantes que debes saber

Ten presente que el uso tópico de retinoides puede provocar algunos efectos secundarios, entre los cuales se incluyen: enrojecimiento, sequedad, irritación, fotosensibilidad, ardor y escozor en la zona del tratamiento. Por eso, a las personas con piel seca o sensible no se les suele recomendar el uso de retinol. Al contrario, las personas con piel normal, grasa o mixta sí pueden beneficiarse del uso de retinol sin experimentar esos efectos indeseados porque suelen mostrar una mayor capacidad de recuperación.

Incorporar este principio activo a tu arsenal de productos para el cuidado dermatológico te permitirá aliviar prácticamente cualquier problema de la piel. No obstante, si quieres usar el retinol, primero prueba un producto de venta libre y observa cómo reacciona tu piel. Si deseas usar dosis más altas, consulta antes a tu dermatólogo.

¿El primer paso de cualquier rutina anti acné?