NECESIDADES DE LA PIEL: PROBLEMAS DE LOS LABIOS

Debido a que son particularmente vulnerables, los labios merecen toda nuestra atención. Los labios son frágiles: expuestos al frío, al sol o al viento, se resecan, se agrietan o se cortan, provocando así que duelan.

El invierno es la peor época para los problemas de los labios, que son una de las zonas más sensibles del rostro, debido a que su estructura es diferente del resto del cuerpo. Sólo están cubiertos con una piel muy fina (sólo la piel de los párpados es más fina) y no tienen glándulas sudoríparas o sebáceas que limiten la deshidratación de la piel.

Además, la renovación de la piel labial suele ser cuatro veces más rápida que la del resto del cuerpo, por lo que es normal que se deshidrate antes y sea mucho más vulnerable a cualquier cambio climatológico o de dieta. Por eso, es especialmente importante cuidar correctamente los labios para evitar el resecamiento y agrietamiento de la piel. La solución para los problemas de labios se basa en utilizar un producto, preferiblemente enriquecido con glicerina, para conseguir un alivio inmediato y nutrir la piel de los labios.

Para tratar labios agrietados y nariz reseca te recomendamos el Bálsamo Reparación Neutrogena®.

¿Se pueden evitar los problemas de labios?

Ante las condiciones más extremas, los labios necesitan una dosis extra de hidratación, ya que sufren más agresiones externas que el resto del cuerpo, por lo que es importante hidratarse bebiendo mucho líquido. Además, los labios contienen muy poca melanina que es un pigmento que protege la piel contra los rayos UV, por lo que es recomendable utilizar un protector labial con factor de protección SPF 20 o SPF 5.

Afortunadamente, la sequedad de los labios no es el fin mundo: actuar a tiempo y usar productos de cuidado específicos nos ayudará a tener los labios en un estado óptimo durante todo el año.

Descubre algunos trucos y consejos para evitar problemas en tus labios.

 

Siguenos en